No es fácil ¿eh?

Politicus

Iglesias y Montero anuncian una consulta a las bases de Podemos tras las críticas por su casa: si pierden, dimitirán

Fuente eldiario.es

1820p_BANDERA LIDERES COMUNISTAS copia

¿Que decidamos nosotras?

Pues qué bonito ejercicio de democracia directa, de innovación de protocolos políticos, de poner los primeros cargos a disposición de la militancia. Vale, votemos joder.

Votar que Sí, reconociendo que tu dinero es tuyo para hacer con él lo que te salga y que dimitir por comprarte una casa que puedes pagar honradamente es mucho pedir en un país donde se inclumplen los programas electorales sistemáticamente.

Claro que votar que Sí implica también aceptar que las contradicciones no son políticas, ni éticas y que les damos carta blanca para chocar abiertamente con otras contradicciones. “Los inscritos y las inscritas decidieron democráticamente que siguiéramos en nuestros puestos”, quizá hubiera estado bien hablarlo antes de lanzar el órdago, entre nosotras, sin ruido y no volver a seguir el compás de los medios de comunicación…

Votar que No, reconociendo que la mujer del César no solo debe serlo, sino parecerlo. Reconociendo que la gente normal es mucho más normal que la clase media urbana, universitaria y desamparada.
También se puede votar que No sin fijarse en el asunto en cuestión, por ejemplo, votamos que No porque queremos poner a otro, que es más de nuestra cuerda derecha o nuestra cuerda izquierda. Votamos que No porque el espectáculo sigue siendo insoportable, porque se está dilapidando el prestigio del partido a pasos agigantados o porque castigamos que se consulte a las inscritas para mirarse el ombligo en lugar de hacer consultas públicas que alimenten el debate de la expropiación de Bankia o la legalización de las drogas, por poner un par de ejemplos.

Claro que votar que No implica también darle el gusto al adversario, legitimar el “todos son iguales” y potenciar el acoso y derribo mediático que, a diario y con mil polémicas más o menos ficticias, a veces acaban haciendo daño de verdad. Como pasó con “el caso Monedero”, que acabó en nada pero se lo llevó por delante y bajó drásticamente la intención de voto. Un bajón del que nunca nos recuperamos.

No es fácil ¿eh? supongo que por eso nos echáis el marrón a nosotras, que seguimos organizando actos y pegando carteles y manteniendo la cara frente a nuestros vecinos que, cada vez menos, se acercan a ver qué hacemos.

Yo estoy por votar que No como favor personal a Irene y Pablo, en serio, la casa está chulísima y el colegio también, ninguno de los dos va a tener problema para encontrar trabajo y dar conferencias y escribir libros y vivir la vida.

¿Quién necesita esta mierda?.

Para finalizar, y como este partido quema etapas a toda hostia, supongo que tendremos congreso de refundación en Septiembre. Tengamos preparados a Teresa, a Errejón o a Cañamero… O que se vayan todos como cantaban en la Argentina del corralito, que entendamos que no va de personas, que recuperemos la herramienta y prescindamos del partido, que la fuerza popular es otra cosa, que vinimos a transformar la sociedad y no a mirarnos el ombligo.

Aunque no es fácil.

Anuncios